Pensamiento Político. Transformación y perfeccionamiento de España, una revolución con orden y libertad

18 de octubre de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

Nuestra nación se hace cada vez más grande y más justa, asciende cada año un paso más en su perfeccionamiento, cumpliendo los ideales de aquellas generaciones que dieron su vida por la patria, y de los que después han sido y son dignos de su sacrificio. Nuestro pueblo es cada vez más rico y próspero en lo material como es visible; pero, al mismo tiempo, se hace más culto, más prudente y más equitativo. Disminuyen progresivamente las injustas diferencias sociales, se eleva el nivel cultural y espiritual de la gran masa de nuestro compatriotas, y España entera, lo sabemos firmemente, forma una sociedad mucho mejor de lo que conocimos y a la que hemos entregado con un sentido filial y a la vez fraternal, lo mejor de nuestra vida. El pueblo, como los hombres, no inventa su destino: lo sirve. Y nosotros estamos sirviendo el signo de la grandeza histórica de España, y nos mantendremos en este propósito con mayor tenacidad de la que puedan oponer las fuerzas que tratan de obstaculizar nuestro camino. Y así, seguiremos fieles a los principios que constituyen el lema de nuestra política, es decir, manteniendo esa base de convivencia entre los españoles, que se funda en la unión de lo nacional con lo social, bajo el imperio de lo espiritual. Estamos contra la dialéctica de la lucha de clases que enfrenta a los hombres en una actitud permanente violencia, y proclamamos que sólo este sentido de solidaridad entre los españoles asegurará la continuación de la paz que busca nuestra política de desarrollo, nuestro auge económico y ese resurgimiento industrial que constituye el signo positivo de la salud de nuestro Régimen.

Estamos haciendo los españoles una verdadera transformación de nuestro país, una reforma sólida y profunda una auténtica revolución con orden y con libertad, como corresponde a las gloriosas tradiciones de nuestra patria y al afán de justicia de nuestro tiempo.

(30-XII-1970: Mensaje de fin de año.)

Compartir en: