Pensamiento de Franco. El Movimiento, la Revolución nacional y el Plan de Desarrollo

12 de octubre de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

Por eso, nuestro Movimiento tiene una enorme actualidad, incomparablemente mayor que la que tuvo en sus albores. Su existencia se acusa cada día como más necesaria, que si durante veinticinco años, a lo largo de etapas difíciles, condicionadas muchas veces por las profundas alteraciones que el mundo ha ido sufriendo, a nuestro alrededor, ha sabido mantener la paz interna, plantear una profunda renovación social haciendo posible el resurgimiento espiritual y material de la nación, hoy ha vuelto a ser clave de la salvación de nuestra Patria-. 

No creáis por esto que os digo que estamos completamente satisfechos de nuestra obra. Reconocemos haber logrado mucho, pero también es mucho lo que nos falta por hacer. Una revolución que sea constructiva no puede ignorar la interdependencia de lo económico. El crédito va unido a la confianza y a la estabilidad. No se puede ir más aprisa de lo que vamos, Nuestra revolución es progresiva y profunda, sin desmontar el tinglado viejo antes de tener el nuevo dispuesto. A los que creen que nuestra revolución va lenta, yo les diría que mirasen para atrás y analizasen lo que hemos avanzado con paso firme y sin un solo retroceso. 

Precisamente en estos días, en que se reúne la familia al calor del hogar, cuando tantos disfrutan de lo superfluo, se acusan más las zonas deprimidas y las desigualdades sociales. Mi recuerdo en esta hora está con los pobres y con los que, obligados por la necesidad, han buscado trabajo fuera de las fronteras. Nuestra aspiración es que nadie, por necesidad, tenga que alejarse de su Patria; redimir a los sectores oprimidos que en la nación existan; que la justicia social llegue a todos los rincones, y si en algún sitio falla, lo remedie la fraternidad; ero para lograr esto no basta el anunciarlo, hay que trabajarlo. Para elevar el nivel de vida hay que aumentar la renta nacional y dirigir la acción sobre las regiones y comarcas menos dotadas. He aquí la razón del Plan de Desarrollo, que con el año que empieza acometemos. 

(30-XII-1963: Mensaje de fin de año.) 

 

 

Compartir en: