27 de Febrero de 1537 : La Infantería de Marina, por el Gral. Juan Chicharro Ortega

03 de abril de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

Juan Chicharro Ortega

General de División de Infantería de Marina (R.)

Blog generaldavila.com

 

El Real Decreto 1888/1978 fija el 27 de febrero de 1537 como la fecha de la antigüedad del Cuerpo, lo que la convierte en la Infantería de Marina más antigua del mundo por delante de la británica, francesa u holandesa.

Este próximo martes día 27 todas las unidades de este Cuerpo conmemorarán este acontecimiento un año más. Para los infantes de marina es un día grande, rinden culto a su historia, a sus tradiciones y reafirman su compromiso con los valores que la han conformado desde hace 481 años, al servicio de su Patria y de su Rey.

Por mar y por tierra, “valientes por tierra y por mar “es el lema de la Infantería de Marina desde que en 1537 Carlos I organizara las “Compañias Viejas del Mar de Nápoles” para dotar a las Escuadras de la Real Armada del Mediterráneo de guarnición propia y que fuera diferente a la infantería de los Tercios por su condición de formar parte de las dotaciones y de estar marineados.

Desde aquellos lejanos días hasta hoy, El “Real y Glorioso” Cuerpo de Infantería de Marina ha escrito una historia ininterrumpida al servicio de su Rey y de su Patria. Su hoja de servicios es un recorrido por la historia de nuestras armas y su presencia a lo largo de todos los escenarios, donde ha sido menester el empleo de la fuerza militar, ha sido constante: la América hispana, las lejanas Cochinchina y Filipinas, los escenarios africanos, las guerras en la península y siempre en la mar, a bordo de nuestros buques de la Armada de la que forman parte indisoluble, dan fe de ello.

Hoy en las postrimerías del pasado siglo y en los albores del siglo XXI la Infantería de Marina ha estado, y está presente, allá donde España la ha requerido y así la hemos visto en los últimos años en Bosnia, en Haiti, en El Líbano, en Afganistán, en el Indico o en el África subsahariana.

El día 7 de marzo de 2009 el diario ABC publicaba en su TERCERA un artículo titulado “El Cuerpo de Infantería de Marina” en el que el analista del Grupo de Estudios Estratégicos , Florentino Portero, apuntaba con desagrado la situación orgánica en la que el citado Cuerpo quedaba como consecuencia de la aprobación, entonces, de la Orden de Defensa 3771/2008; pero sobre todo se preguntaba : “¿Podrá la Brigada de Infantería de Marina conservar sus valores específicos y mantener la calidad de su fuerza de combate ?”

Hoy, transcurridos ya casi diez años del precipitado análisis, planteado en aquél artículo, el presente del Cuerpo de Infantería de Marina no puede ser más optimista y prometedor. No sólo se han solventado problemas específicos internos del propio Cuerpo – sin duda desconocidos por el articulista de entonces – sino que, hoy la Fuerza de Infantería de Marina mantiene una disponibilidad, preparación y operatividad considerada entre las mejores de nuestras FAS.

España optó, en su momento, en 1537, de forma pionera en el mundo, por la creación de un Cuerpo de Infantería de Marina, que le diera la capacidad expedicionaria y de proyección de su poder sobre tierra. Hoy, las características del escenario internacional del futuro aconsejan potenciar esta capacidad naval y la Infantería de Marina, Cuerpo eminentemente naval, está en disposición de embarcar y operar en y desde todo tipo de unidades navales, y al mismo tiempo efectuar misiones en tierra.

La Infantería de Marina aporta fuerzas con capacidad expedicionaria que le permite ser desplegada de inmediato en un ambiente incierto a grandes distancias, y en escenarios muy exigentes, constituyendo su principal valor su capacidad para llevar a cabo acciones militares en tierra iniciadas en la mar.

Y por otra parte la Infantería de Marina ha consolidado en el campo de las operaciones especiales las capacidades que proporciona la Guerra Naval Especial, no solo en escenarios convencionales en el ámbito marítimo-litoral, sino también en aquellos otros escenarios estratégicos en los predominan la guerra asimétrica e híbrida en los que pequeñas unidades, ágiles, discretas, polivalentes, con elevado nivel de autonomía, etc., pueden ser capaces de poner solución a una crisis con una acción puntual. Estas unidades constituyen hoy la principal aportación de la Armada a las operaciones especiales conjuntas.

Pues tal parece que los malos presagios que intuía en su día el analista ya citado no se han cumplido; más bien, todo lo contrario.

La Infantería de Marina española sigue hoy en la brecha más que nunca y mantiene un alto nivel operativo en la vanguardia de nuestras fuerzas armadas. Su respeto y amor a sus tradiciones seculares la convierten no sólo en un orgullo nacional sino también en una herramienta temible en la defensa de los valores que han hecho grande a nuestra Patria a lo largo de los siglos.

Esta es la Infantería de Marina de siempre, la que integrada con los buques de la Flota constituye la mejor herramienta que una nación puede disponer.

El próximo día 27 de febrero celebraremos el 481 aniversario de la creación del Cuerpo de Infantería de Marina.

¡VALIENTES POR TIERRA Y POR MAR!

Compartir en: