SIETE COSAS QUE FRANCO HIZO BIEN. Por Ultano Kindelán Everett. 3 Franco hizo bien conteniendo la represión

03 de agosto de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

Capítulo 3. Cuarta parte

La represión “no penal” continuó afectando a los vencidos, como recogen las siguientes
frases del mencionado artículo “Victimas de la Guerra Civil Española” publicado en
Wikipedia,
“Otra forma de represión fue la administrativa y la económica. El franquismo, en su
afán de combatir al "enemigo interior", depuró todos los organismos oficiales, (siendo
maestros y catedráticos sospechosos, puso especial atención en la depuración de la
enseñanza), y la economía se montó favoreciendo a los adeptos al Régimen, excluyendo
de ella a todo sospechoso de desafección.
En todas las ciudades y pueblos, la autoridad civil y religiosa, esta última encarnada
por el párroco, emitían informes que, en el caso de ser negativos, conllevaban
sanciones de todo tipo. Se impusieron sanciones no sólo a los condenados sino también
a familias completas y determinadas regiones y provincias fueron castigadas por haber
permanecido fieles a la República o ser consideradas izquierdistas.
La represión no sólo alcanzó a aquellos que se habían opuesto al Régimen sino que se
extendió a aquellos a los que se les consideró discrepantes. «Los avances en la
comprensión de la represión como un fenómeno de más amplio alcance que las
ejecuciones y los asesinatos van haciendo cada vez más inteligible la nueva realidad
social que se fue configurando en torno al régimen».
Mediante las medidas que comenta el artículo, Franco purgó el país de todo vestigio de
izquierdismo, que consideraba inmoral por su declarada o tácita intención de imponer la
voluntad del “proletariado”, por los medios que fueran, visto como esa utopía en la
práctica desembocaba en la anulación del hombre, y la omnipotencia de un estado
muchas veces genocida. Implantó una educación “cristiano-falangista”, estableciendo
un marco de valores incuestionables que incluían el respeto al hombre, y el amor a la
patria, es decir a España.
Para concluir mi propio análisis de la represión, vuelvo a hacer hincapié en que, si la
hubo, se debió en gran parte a los crímenes cometidos por el Frente Popular, cuya
irracionalidad los hace aún más crueles. Para ilustrar lo que acabo de escribir, recojo
abajo la lista de magistrados y hombres de leyes asesinados por el Frente Popular. A mi
juicio estos asesinatos son aun menos justificables que los de más de 8.000 religiosos,
también ejecutados por ese bando, antes y durante la guerra civil; pues si al matar un
religioso podrían saldarse cuentas con la religión del enemigo; ¿que se gana asesinando
a un magistrado?-. En fin, ahí va la lista (Fuente; Wikipedia)
“Durante la guerra civil española, tal como figura en la Causa General, fueron
asesinados en la retaguardia republicana 128 funcionarios de la Administración de
Justicia. Esta relación fue ordenada por Decreto de 26 de abril de 1940, que se siguió
para depurar las responsabilidades delictivas que se hubieren cometido en el
transcurso de la guerra civil española. Se trata de un documento oficial del Ministerio
de Justicia de España.”
Fiscal General de la República
- Marcelino Valentín Gamazo, siendo Fiscal General de la República había
mantenido la acusación contra Francisco Largo Caballero, en el incruento
proceso por su participación en la subversión de octubre de 1.934 contra las
instituciones republicanas.
Magistrados del Tribunal Supremo de España
 Salvador Alarcón Horcas, Magistrado del Tribunal Supremo de España, Juez
especial en el sumario seguido contra Manuel Azaña Díaz, por su participación
en el movimiento subversivo de 1934.
 Jesús Arias de Velasco, Presidente de Sala.
Magistrados de Audiencia Territorial
 José María
Olalde
 Pedro
Fernández
 Ángel
Martínez de
 José Ogando
Stolle.
Sastrustegui.
 Eugenio de
Arizcún
Carreras.
Cavada y
López de la
Calle.
 Leandro
Martínez
López.
Mendivil y
Ondarra.
 Ángel de
Torres Cobo.
 Mariano
Avilés
Zapater.
 Rogelio Ruiz
Cuevas.
 José
Paniagua
Porras.
 Antonio
Bruyel
Martínez.
Jueces de Primera Instancia
 Juan
González
Royano.
 Felipe
Ballesteros
Pérez.
 Filiberto
Carrillo de
Albornoz.
 Mariano
Antonio
Yébenes
García.
 Francisco
González
Conejero.
 Vicente
Lafuente
Polo.
 Manuel
Cabezudo
Astrain.
 Juan Antonio
Cabezas
Romero.
 Mariano Iscla
Rovira.
 Julián de
Cámara
Cailhau.
 Tomás Bordera
Martínez.
 Baldomero
Abia Arthaud.
 José Tomás
Angós Granen.
 Mario Jiménez
Laá.
 Benigno
Rueda
Blanco.
 Ignacio de
Larra
Córdoba.
 Pascual
Farled
Bandín.
 Bonifacio
Strada Arnal.
 Fernando
Garralda
Valcárcel.
 Luis
Mosquera
Caramelo.
 José James
Llamazares
 Luis Fuentes
Jiménez.
 Rufino
Caruana
Navarrete.
 Joaquín
Serrano
Rodríguez.
 Francisco del
Prado y
García del
Prado.
 Rafael del Río
Luna.
 Alejandro
Royo
Fernández
Cavada.
 Juan Martínez
de la Cueva
Miembros del Ministerio Fiscal de España
 Gabriel de la
Escosura
Ballarín.
 Francisco
Delgado
Iribarren.
 Fernando
González
Prieto.
 Juan José
Barrenechea
Laverón.
 Pablo Callejo
 Francisco
Checa
Guerrero.
 Ezequiel
Cuevas Pinto.
 José Luis de
Prat y de
Lezcano.
 Dionisio
Martínez
Martínez.
 Juan María
López de
Carvajal y de
 Diego José
Gómez del
Campillo.
 Vicente
Henche
Yagüe.
 Fernando
Cortés Gálvez.
 Graciano
Guijarro
García de la
Rosa.
 Julio
Fernández
 José Palma
Campos.
 Luis Porras
Salazar.
 Enrique
Barber
Grondona.
 José de
Castro
Fernández.
de la Cuesta. Angulo. Divar.
Secretarios Judiciales
 Antonio
Aguilar
Mora.
 Manuel
López Cañas.
 Rafael López
Pando.
 Esteban Villa
Moreno.
 Antonio
Cardona
López.
 Pablo Gómez
Francés.
 Juan López
Zafra.
 Enrique
Fagoaga Gil.
 Alfredo
Bárcena
Llorente.
 Andrés Conde
Gómez.
 Jeremías
Pastor Pérez.
 Juan Alcón
García.
 Rafael Siles
Benavides
 Salvador de la
Cámara
García.
 Julio Nieto de
la Fuente.
 Enrique Cuber
Martínez.
 Cándido
Pesquera
Seriola.
 Arturo Aznar
Calixto.
 José
Benavides
Vargas
 Felipe Ibáñez
Cabanna.
 José Antonio
Aparicio
Domínguez.
 Plácido
Lumbreras
Cancho.
 Eduardo de la
Loma Marín.
 Miguel
Polaino Gil.
 Manuel
Pumpido
Esperante.
Abogados del Estado
Abogados del Estado asesinados por miembros del bando republicano durante la guerra
civil española según la relación facilitada por el Ministro de Hacienda de España el mes
de agosto de 1939.
 José Calvo Sotelo,
ministro de Hacienda y
diputado por
Renovación Española.
 Marcelino Valentín
Gamazo, Fiscal
General de la
República Española.
 Juan de Isasa y del
Valle,
 Porfirio Silván
González,
 Juan Manuel de
Estrada y Soler
 José Gómez de la
Serna y Favre
 Leandro González
Reviriego
 Manuel GómezAcebo y Modet,
Diputado romanonista,
padre de Margarita
 Antonio María
Acuña
 Daniel Mondéjar
Funez, diputado de
las fracciones
políticas
Republicano
Conservador y
Agraria.
 Santiago Alonso de
Villapadierna y
Gallego
 José Colomer y
Vidal
 Federico Salmón
Amorín, Ministro
de Trabajo de la
República Española
 Luis Belda y
Soriano de
Montoya
 Dimas Adanez
 Fermín Daza y Díaz
del Castillo, diputado
por el Partido
Republicano
Conservador y
Partido del Centro
Democrático.
 Luis RuizValdepeñas y Utrilla
 Juan Rovira Roure,
de la Lliga
Regionalista,
miembro del
Parlamento de
Cataluña y alcalde de
Lleida.
 Juan F. Gómez
Molleda
 Celestino Lázaro
Fernández
 Ángel Aguado
Serrano
Gómez-Acebo, Reina
Consorte de Bulgaria.
 Pedro Redondo Sanz
 Wenceslao
Manzaneque y Fraile
Horcajuelo
diputado por la
CEDA
representante de la
provincia de
Toledo.
 Jesús Yébenes G.
 Teodoro Pascual
Cordero, diputado
independiente en la
candidatura de la
CEDA.
 Ángel Castro
Menéndez
 Juan R. Godínez y
Sánchez
Del artículo de Salas Larrazábal, y de los demás datos complementarios que aporto en
esta líneas, no se desprende que la represión franquista fuera especialmente dura, dadas
las circunstancias, ni que Franco derivara especial placer en aplicarla, sino al contrario,
pues las relativamente moderadas cifras de la represión solo se explican por la propia
voluntad de Franco de contenerla al mínimo. Las muy amplias amnistías de 1941, y
1943, ya mencionadas, también respaldan mi tesis que Franco contuvo la represión
penal; la no penal iría disminuyendo con el tiempo, hasta prácticamente desaparecer, en
la década de 1960. Ramón Pérez-Maura en su artículo del 21 de Noviembre de 2013,
publicado en ABC, señala que el 1 de Abril de 1969, cinco años antes de la desaparición
de Franco, el BOE publicaba el decreto con la última amnistía del franquismo, cuyo
Artículo 1º dice;
“Artículo Primero; Se declaran prescritos todos los delitos cometidos con anterioridad
al 1º de Abril de 1939. Esta prescripción, por ministerio de la ley, no requiere ser
judicialmente declarada, y en consecuencia, surtirá efecto respecto a toda clase de
delitos, cualesquiera que sean sus autores, su gravedad, o su consecuencia, con
independencia de su calificación y penas presuntas, sin tener en cuenta las reglas que
los Códigos vigentes establecen sobre cómputo, interrupción, y reanudación de los
plazos de prescripción del delito”.
Este decreto, firmado por Franco, y publicado 20 años antes de la caída del muro de
Berlín, libró a Santiago Carrillo, figura emblemática del comunismo español, de sus
responsabilidades criminales por los asesinatos de inocentes en Paracuellos de Jarama;
lo cual viene reforzar la evidencia, constatada en estas líneas de la poca voluntad de
ensañamiento por parte de Franco con los vencidos en la Guerra Civil.
Espero, con estas líneas, haber dejado constancia que Franco hizo bien conteniendo la
represión violenta que siguió al término de la guerra civil, y que, con sus tempranas
amnistías, procuró la normalización del país. Para terminar, recojo esta cita del libro de
José María Carrascal, “Franco 25 años después” (Pág. 134).
“Los historiadores más benignos con el franquismo cifran en 23.000 los ejecutados en
esta represión posbélica. Los más hostiles doblan la cifra. Pero aunque solo fueran
23.000 son una barbaridad. Sin que valga decir que de haber ganado la otra parte
hubiera hecho lo mismo. Este cuadro lóbrego, hay que completarlo con otra faceta del
régimen, ya que, en otro caso, quedaría incompleto.
La represión amplia, concienzuda, sin piedad, no impidió que se establecieran las bases
de un estado social desconocido hasta la fecha en España. Era la, ya apuntada, otra
cara del régimen.
La Ley del Seguro de Vejez se promulgó el 1 de Septiembre de 1939. La del Descanso
Dominical el 13 de Julio de 1940. La que creaba el Instituto Social de la Marina el 18
de Octubre del mismo año. La de Regulación de Relaciones Laborales, el 18 de
Octubre de 1942. La del Seguro Obligatorio de Enfermedad, el 14 de Diciembre del
mismo año. La de los Contratos de Trabajo, el 26 de Enero de 1944. La de
Magistratura de Trabajo, el 17 de Octubre del mismo año. La de Mutualidades y
Montepíos Laborales, el 24 de Octubre de 1946. La de Jurados de Empresa el 18 de
Agosto de 1948.
Buena parte de esta legislación era más bien teórica que práctica, dadas las penosas
condiciones en que se encontraba el país. Pero ahí quedó sobre el papel, para que la
aprovechasen los trabajadores cuando las circunstancias permitieran su plena
aplicación, pudiendo considerarse desde nuestra lejana perspectiva, como la obra más
duradera del franquismo.”

Compartir en: