Tres laureados de San Fernando en el Valle Caídos, por Pablo Linares

29 de abril de 2022 por Redacción FNFF

Compartir en:

Pablo Linares Clemente

Presidente de la Asociación para la defensa del Valle de los Caídos.

Revista Afán Nº 27

 


En un número anterior de AFÁN hablamos de la gesta del Caballero Legionario Laureado de San Fernando Francisco de Miguel Clemente. El Teniente de Miguel intervino el 14 de agosto de 1936 en la toma de Badajoz, en la que, una vez tomado el cuartel de Menacho, era preciso seguir la conquista de la totalidad de la capital. Recibió el teniente De Miguel la orden de ocupar el cuartel de la Bomba, desde cuyas puertas y ventanas hacía el enemigo un nutrido fuego. El Teniente, al mando de su unidad y siempre en vanguardia de esta, salvó 200 metros de explanada y en asalto a bayoneta atacó y ocupó el citado cuartel.

Esta heroica acción fue premiada con la Cruz Laureada de San Fernando, concedida en orden de 11 de marzo de 1939.

Sin embargo, no pudo disfrutar de tan alta distinción en vida puesto que el teniente resultó muerto el 18 de octubre de 1936 en Escalona (Toledo) mientras era trasladado al hospital de Talavera de la Reina, tras caer herido gravemente en Chapinería, Madrid.

Recibió a título póstumo el empleo de capitán por méritos de guerra. Fue enterrado en el cementerio de Talavera desde donde fue trasladado al Valle de los Caídos el 25 de marzo de 1959 en cumplimiento del deseo de sus hermanas.

Como el lector puede suponer para nosotros supuso una muy grata sorpresa el hallazgo de un Laureado inhumado en los osarios del Valle de los Caídos, sorpresa parcial puesto que a raíz de esta averiguación, cruzamos el listado de laureados de San Fernando con la base de datos de enterrados en el Valle y conseguimos averiguar que en el Valle, además del citado Capitán De Miguel, se encontraban inhumados otros dos soldados españoles que fueron distinguidos con la más alta condecoración militar española

Nos referimos a los casos del Teniente de Ingenieros D. Luis Ripoll López y del Capitán de Fragata D. Rafael Ramos Izquierdo Gener.

El teniente Luis Ripoll López nació en Cartagena en 1808 y murió en el frente del Jarama el 12 de febrero de 1937. Era hijo de Concepción Martínez y de Antonio Ripoll Sauvalle, capitán de infantería laureado en la guerra de Marruecos.

Ingresó en la Academia de Ingenieros de Guadalajara el 20 de septiembre de 1925, saliendo como teniente de Ingenieros de la Academia de Artillería e Ingenieros de Segovia, el 15 de julio de 1932. Con la llegada de la II República, la política militar del momento llevó a la supresión, en 1931, de la Academia General. Por su parte, la Academia Especial de Ingenieros se fusionaba con la de Artillería con el nombre de Academia de Artillería e Ingenieros, estableciéndose en Segovia.

Su primer destino fue el Grupo Mixto de Zapadores y Telégrafos núm. 2, al que no se incorporó por haber sido destinado a la Agrupación de Radiotelegrafía y Automovilismo de África, en diciembre del mismo año de 1932.

En 1936 al inicio de la Guerra Civil, se encontraba destinado en el Batallón de Transmisiones de Marruecos y, al producirse la sublevación, se adhería al bando "nacional". A petición propia pasaba agregado a la la Bandera de la Legión (Boletín Oficial del Estado: núm. 101, de 29 de enero de 1937), con la que desembarcaba en Algeciras el 5 de agosto, formando parte de una de las columnas con destino a la toma de Madrid.

En la noche del 6 al 7 de agosto, en Almendralejo, con objeto de hacer frente a las fuerzas "nacionales", un número indeterminado de milicianos, alrededor de cincuenta, decidieron subir a la torre campanario de la iglesia de la Purificación. Este grupo se hizo fuerte en la citada torre pertrechados con municiones y alimentos.

La columna Asensio llegaba a las inmediaciones de Almendralejo el día 7 de agosto y el día 9, la 2a Compañía (en la que iba Ripoll). Esta compañía quedaba encargada del cerco a la iglesia de La Purificación, desde la que se realizaba una fuerte resistencia por el enemigo, que, situado en la torre, en los tejados y en el coro, efectuaba un fuego letal. El teniente Ripoll, después de un primer intento fallido, acompañado por varios legionarios de su Compañía, franqueó nuevamente, a pecho descubierto, la plaza de la iglesia, batida por el fuego enemigo, siendo herido en el empeine. Una vez había penetrado en el interior de la iglesia y pese a sufrir los efectos de las granadas que le lanzaban y del fuego de fusilería, consiguió llegar a la puerta que accedía a la torre y colocar una mina, teniendo que repeler el fuego que le hacían desde el interior de la escalera, a pesar de estar herido en la cara.

La explosión arrancaba la parte inferior de la escalera de caracol consiguiendo impedir la salida del enemigo y todo medio de aprovisionamiento de víveres y municiones almacenados en la nave de la iglesia. A pesar de la tenaz ofensiva, continuó la resistencia de los milicianos hasta su rendición el día 15 de agosto.

Posteriormente, y a lo largo de la campaña, realizaba también numerosos trabajos técnicos como la construcción de puentes de circunstancias entre Lora del Río y Alcolea, con objeto de dar paso a su unidad, ya que los puentes habían sido volados.

Siguiendo con el avance hacia Madrid, el teniente Ripoll llegaba con su compañía el día 28 de septiembre de 1936 a Toledo. Ese día en los combates de la Puerta del Cambrón, defendida tenazmente por el enemigo, era herido gravemente al recibir un disparo en la ingle, siendo evacuado al hospital de Torrijos, posteriormente al de Talavera, más tarde, a Sevilla, y finalmente al hospital militar de Ceuta donde quedaría ingresado hasta el mes de febrero del año 1937. A pesar de no estar lo suficientemente curado, solicitó en varias ocasiones el alta, incorporándose finalmente a su unidad a primeros de febrero de 1937 en la localidad de Fuenlabrada, siguiendo las operaciones de cerco a Madrid.

En el marco de la batalla del Jarama, el día 12 de febrero 1937, cuando con su unidad rechazaba fuertes ataques del enemigo, sufriendo, además, el bombardeo de la artillería enemiga, recibió tan graves heridas que fallecería poco después al ser trasladado. Fue enterrado en el cementerio viejo de Pinto hasta su traslado al Valle de los Caídos el 27 de junio de 1963. Sus restos ocupan el osario sito en el tercer piso de la cripta derecha, Capilla del Santísimo...

Le fue concedida la laureada de San Fernando en Orden del 28 de octubre de 1945

Por su parte Rafael Ramos-Izquierdo y Gener, nació en San Fernando (Cádiz), en 1884 y murió en Rivas Vaciamadrid, (Madrid) en 1936.

Era Hijo de Rafael Ramos-Izquierdo Castañeda, Teniente de navío, y de Manuela Genera García de Guevara. Casado con María Dolores Topete Seco; con descendencia.

Ingresó en la Escuela Naval Militar (a bordo de la fragata Asturias) el 1 de septiembre de 1900. Promovido a alférez de navío en 1905, sirvió en los cañoneros Martín Alonso Pinzón y María de Molina. Embarcado en el cañonero General Concha, mostró un valor heroico a bordo de dicho buque, que había resultado varado en la playa de Cebadilla (Marruecos), el ti de julio de 1913, bajo intenso fuego enemigo: muerto el comandante, y dada la orden de abandonar la nave, quedó a bordo voluntariamente para cubrir con su fuego a los muertos, heridos y gente que no sabía nadar, y fue a su vez herido y cayó prisionero, logrando fugarse dos semanas después, a pesar de sus heridas. Esta acción le valió la concesión (1 de mayo de 1914), de la Cruz Laureada de la Orden de San Fernando. Teniente de navío tres meses y medio después, capitán de corbeta en 1920, mandó el torpedero n° 11 y fue jefe de la Estación Torpedista (1921), y jefe del Polígono de Tiro de Fusil que él mismo había fundado en San Fernando, Cádiz (1922-1926). En 1926 pasó a Madrid, al Estado Mayor de la Armada, en 1927 a la Escuela de Aeronáutica Naval, y en 1928 se le dio el mando del destructor Lauria, y enseguida fue jefe de la Base Aeronaval de San Javier, Murcia (1928-1934). Ascendió a capitán de fragata en mayo de 1931, y como tal mandó el portaaeronaves Dédalo, y el destructor Almirante Antequera (1934-1935). En los primeros meses de la Guerra Civil fue detenido en Madrid por las milicias republicanas siendo encerrado en la checa de Porlier y posteriormente asesinado en Rivas Vaciamadrid por milicianos del Frente Popular el 5 de noviembre del mismo año.

Fue enterrado en el cementerio de Rivas Vaciamadrid desde donde fue trasladado al Valle de los Caídos el 13 de enero de 196o. Sus restos ocupan el osario sito en el cuarto piso de la cripta derecha, Capilla del Santísimo.


Fuentes: - Archivo ADVC - Real Academia de la Historia - www.lalegion.es

Compartir en: