¿Es necesaria hoy una fundación que defienda el legado de Franco?, por Vicente Díaz de Villegas

10 de agosto de 2022 por Redacción FNFF

Compartir en:

Vicente Díaz de Villegas y Herrería

Soldado de España

 

La verdad os hará libres”; es una frase de los Evangelios de hace más de 2000 años. El hombre ha sido creado libre por Dios, libre también de equivocarse porque el Amor no quiere robots sino mentes y corazones.

Si la verdad nos hace libres, la mentira (falsedad, tergiversación, media verdad, relato manipulado, difamación, calumnia, encubrimiento, hipocresía…) nos hace esclavos. Si la verdad no es un valor clave en los gobernantes, ni los principios morales tampoco ¿qué podemos esperar?

No hay que temer a la Verdad. Solamente desde planteamientos liberticidas, como los comunistas, fascistas y nazis, se ignoran los hechos para imponer una historia falsa.

No es nuevo el procedimiento de imponer la historia, en el antiguo Egipto ya se borraban estelas de faraones que no gustaban, provocando vacíos para el estudio futuro. El comunista Stalin también era un maestro del fotoshop y del manejo de dosieres. La quema de libros por los nazis de Hitler fue otro ejemplo y Putin pretende justificar sus invasiones de Ucrania, rectificando las decisiones soviéticas, desde una base histórica sesgada.

La democracia se apoya en la verdad, la libertad y la responsabilidad, no en urnas llenas de mentiras trileras a los ciudadanos. A la población se la implica en política a través un lenguaje críptico lleno de medias verdades, mentiras totales y ocultaciones que necesitan, para poner luz, de interpretadores. ¿Qué ha dicho? ¿Qué ha querido decir? ¿Qué debemos entender?).

Las mentiras y la corrupción asociada han sido y son moneda común desde aquella “heroica” transición de 1975. Todo un ejemplo de esa “transparencia,” que mereció una ley… ¿para ningunearla?

Si encontramos incoherencia entre lo que pensamos, decimos, hacemos y votamos, entonces hay que preguntarse si será hipocresía y asumir nuestra responsabilidad sobre las consecuencias.

Las mentiras, procedentes de rencores o destinadas a crear rencores y envidias son un virus que se apodera del razonamiento y de la voluntad.

Parece que hay empeño en repetir y remachar mentiras en contra de 39 años de vivencias (1939-1975). La Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) entiendo es un instrumento fundamental para el estudio de la historia común de una vida en paz de los aproximadamente 31 millones de españoles, médicos, arquitectos, ingenieros, maestros, albañiles, pescadores, mineros, electricistas, fontaneros, taxistas, mecánicos, soldados… que vivieron durante 39 años, bajo el régimen de Franco, un total de 444.843.750.000 días, con más luces que sombras, de la vida de aquellos españoles.

¿Qué es ser “franquista”? El Franquismo no es una ideología como el comunismo, el fascismo o el nazismo, tres derivadas del socialismo. El Franquismo fue una forma de hacer política eficiente, uniendo partidos, evitando la división en una época determinada, priorizando y consiguiendo la paz y el progreso en libertad. No hay franquismo sin Franco. Los franquistas si recuerdan con afecto a Franco y eso de nada sirve prohibirlo.

La perseguida ilegalización de la FNFF, por parte de los herederos de los comunistas, y nazis de los años 30, no deja de ser un intento de enterrar 44 años (1931-1975).

¿Por qué hay miedo a la verdad? Sólo desde el odio, de una sinrazón nada pacifica, se pueden entender todas las artimañas para distraer la atención, ocultando la verdad a un pueblo español empeñado en trabajar para salir adelante en paz y prosperidad.

En ese ambiente de imposición/diktat también están los nuevos contenidos de la educación que buscan la lobotomización cultural para convertir al ciudadano en un animal doméstico. Y otra prueba del “talante de los dekretadores” en el panorama actual, son las condenas al Gobierno por inconstitucionalidad en sus decretos que se repiten, dejando clara una corrupción/fraudes de ley que se suma a la corrupción económica.

La Unión Europea ha condenado el nazismo y el comunismo, pero en España hay ministros comunistas y socialistas cooperando con nazis secesionistas y filoterroristas, que pretenden ahora erigirse en jueces de paz. No nos cuenten como se vivía en España antes de 1975 y como se vivía en los países gobernados por sus socios y maestros tras el telón de acero, lo vimos en 1989 a la caída del telón de acero. No corresponde al actual “frente popular” español, heredero del traidor a la 2ª Republica, dar lecciones históricas de democracia y menos hablar de humanidad desde una misericordia que desconocen.

Hablando de libertad y seguridad en España: en 1975 con 36 millones de habitantes había 8.440 presos, 67.100 presos, en 2007, en mayo de 2010 se habían alcanzado los 76.951 presos, en 2015 con 46 millones de habitantes 65.017 presos y en 2021 con 47 millones de habitantes en las cárceles, dependientes del Ministerio del Interior, había 46.053 reclusos.

Me gusta la historia y había leído historia de la 2ª República, de las acciones de las unidades del autodenominado bando rojo, después bando republicano, y de sus comandantes como el anarquista Cipriano Mera, Casado, Durruti, El Campesino. De las chekas, de los martirios a los cristianos, de Paracuellos. Del delincuente Company y sus sentencias de muerte. Del latrocinio de Prieto y Negrín. De los fusilamientos de Generales de uno y otro bando, …

A la llegada del primer PSOE al Gobierno las intervenciones en TV de historiadores ocultaban la parte negativa de la izquierda. Yo esperaba que apareciera una suma de errores a no repetir por parte de la izquierda y de la derecha. ¡Qué ocasión perdida para continuar en la paz y la unión con un relato completo común!

Personajes de ambos bandos, como Serrano Suñer y el Campesino, entre otros, se reunieron en paz, pero pronto se olvidó. Tarradellas también actuó como un hombre de Estado desde su experiencia nacional e internacional, pero fue arrollado por la delincuencia económica secesionista catalana.

Además de las pruebas físicas: obras públicas, viviendas, universidades, escuelas, hospitales… recogidas en Boletines Oficiales, la documentación de la FNFF es clave para conocer lo que desde el entorno del entonces Jefe del Estado se hacía.

Los intentos secesionistas de hacerse con los archivos oficiales de Salamanca para hacerlos desaparecer o manipularlos son un indicador de lo que se pretende hacer con la FNFF.

Un recuerdo muy claro de mi padre, apolítico de 20 años en julio de 1936, fue que, al volver de asistir, como “ex-alférez provisional” a la inauguración del Valle de los Caídos a finales de los 50, contó en casa, emocionado y contento, que los españoles, luchadores de ambos bandos, ya reposaban juntos en Paz.

En la Academia General Militar de Zaragoza y en la Academia de Infantería de Toledo, entre 1966 y 1970, a diferencia del actual martilleo diario de los políticos, nunca nos hablaron de Franco. Y, en las Academias militares, los cadetes hablaban entre ellos en la lengua de su región. No estaban prohibidas.

La memoria de los seres humanos ha permitido el progreso de la humanidad, y el desprecio o manipulación de la memoria sólo ha servido para repetir y multiplicar los errores.

Köhler mostraba como el mono, chimpancé u orangután, no se diferencian del hombre por su inteligencia sino por su memoria muy inferior a la humana. El tigre de hoy es igual al de hace miles de años. El hombre acumula datos que le ayudan al progreso y sus errores son su tesoro. Nietzsche definía al hombre como el ser de mas larga memoria. Ortega y Gasset escribía que, romper la continuidad con el pasado, querer comenzar de nuevo, de cero, es aspirar a descender y plagiar al orangután. En 1860 Dupont White manifestaba “la continuidad es un derecho del nombre, es un homenaje a todo lo que le distingue de la bestia”.

Tratar de modificar el pasado imponiendo un relato es muy peligroso, lleva a enfrentamientos tales como la invasión de Ucrania, madre de Rusia, por Putin.

España está ahora partida por los partidos, en los que la fidelidad a sus acuerdos inter-partidos, “pacta sunt servanda,” pasa por encima de la fidelidad y el SERVICIO a España y con ella a todos los Españoles.

La memoria es clave para empezar por mejorar la ecología moral, también de la clase política sin admitir los abusos con supuestos buenos propósitos.

Es memoria recordar que en España entonces tenía un 3,78% de desempleo, que se construyeron 9 millones de viviendas de protección oficial, que era la 9ª potencia industrial…

El afecto de las personas y los hechos documentados existen, prohibirlos es inútil y solo denota debilidad estalinista.

La FNFF es memoria necesaria para sumar y unir españoles mirando al futuro.

 

Compartir en: