Diario del Alcázar: Día 5 de septiembre

05 de septiembre de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

5 de septiembre, sábado

A las 2.30 de la madrugada se intentó incendiar la casa de la Cuesta del Alcázar, conocida por la de D. Lucio, detrás de la cual se suponía estaba trabajando el compresor de la supuesta perforadora. Se llevó a efecto con granadas incendiarias, botellas de gasolina y granadas de mano. A las 7,15 rompen el fuego las piezas de 15.5 y 7,5 cm., las primeras sobre la fachada N. y las segundas sobre la Sección de Tropa. Las piezas pesadas hicieron un recorrido sobre la fachada N., para lo que al llegar a la brecha las granadas entraban en el Patio, lo que produjo el derrumbamiento total del lado S. del ángulo S. E. del Patio en sus dos pisos, que estaban ya amenazando ruina desde el día anterior. Las piezas del 7.5 cm. batieron la entrada de la Compañía de Tropa,  causando grandes desperfectos. El fuego duró hasta las 10,55, arrojando 49 granadas de 15,5 cm. y unas 100 de 7,5 cm. A las 16,40 rompen el fuego nuevamente las dos clases de piezas de artillería, teniendo las primeras como objetivo el Torreón N. E. y las segundas sobre la Compañía de Tropa, disparando 19 granadas de 15,5 m. y unas 40 de 7,5 cm. La observación sobre las 17 ,30 avisa que a la Puerta de Hierro de los Pabellones de la Caridad había llegado una camioneta con enemigo; inmediatamente se disparó, saliendo una sección a ocupar el parapeto avanzado del camino cubierto y retener en distintos sitios para acudir a donde fuere preciso, y al mismo tiempo se ordenó la construcción de un parapeto delante de la Puerta Principal del comedor, que bate todo el camino a Pabellones. La fuerza, en una reacción soberbia, ocupó la 4ª cuadra, a pesar del incendio del Edificio, y poco después hizo un reconocimiento sobre la casa del guarda y casas próximas, llegando hasta la verja, que volvieron a cerrar, porque el enemigo, aprovechando no estar ocupado el edificio por el incendio, entró y se llevó unas colchonetas que había en la 4ª cuadra y un camión de los que cerraban el paso a la verja. Al hacer estas ocupaciones el enemigo huyó.

En la Orden de la Comandancia Militar aparece ascendido a cabo por Méritos de Guerra un soldado de la Academia por su buen comportamiento en el incendio de los Pabellones de la Caridad, bajo el fuego enemigo y otros distinguidos, un soldado de la Academia, otro del Regimiento de Infantería nº 2 y un paisano perteneciente a Falange. El Coronel hace saber en la misma Orden a toda la guarnición, que aunque el Alcázar sufra grandes desperfectos no ofrece peligro y que la intensificación del fuego enemigo es debido a la presión de nuestras columnas; que no recurren más que a embustes, lo que demuestra bien claramente la situación real y que nuestro espíritu debe ser como hasta ahora, elevadísimo, y que no duda en absoluto del espíritu de nadie, ni cree haya ningún pusilánime en estos momentos últimos en que la victoria está tan cercana. Al anochecer y bajo la dirección del Comandante de Caballería, D. Pablo González Herrera, se retiraron 36 sacos de trigo. Por la noche se hizo una salida a la casa de D. Lucio, que se intentó incendiar la noche anterior, que no se logró, para observar dónde trabajaba el compresor, retirándose después de la observación sin novedad, precisando dos compresores, uno en la Plaza de la Magdalena y otro hacia el Teatro de Rojas, y que por lo observado creen sea mina dirigida contra el Alcázar, pero como se siguen oyendo explosiones, no se puede aún precisar de manera concreta de qué se trata, si es mina o preparación de las calles para evitar nuestra salida. La salida fue dirigida por el Capitán Vela Hidalgo. La noche transcurrió sin novedad.

Bajas en este día.-1 fallecido, 9 heridos y 2 contusos.

Compartir en: