Poema de Rafael Alberti dedicado al camarada Stalin por su fallecimiento

24 de mayo de 2021 por Redacción FNFF

Compartir en:

Traemos un ejemplo de canto poético de un poeta democrático:

 

Buenos Aires, 9 marzo 1953

Redoble lento por la muerte de Stalin

 

Por encima del mar, sobre las cordilleras,

a través de los valles, los bosques y los ríos,

por sobre los oasis y arenales desérticos,

por sobre los callados horizontes sin límites

y las deshabitadas regiones de las nieves

va pasando la voz, nos va llegando

tristemente la voz que nos lo anuncia.

José Stalin ha muerto.

A través de las calles y las plazas de los grandes poblados,

por los anchos caminos generales y perdidos senderos,

por sobre las atónitas aldeas, asombradas campiñas,

planicies solitarias, subterráneos

corredores mineros, olvidadas islas y golpeados litorales desnudos

va pasando la voz, nos va llegando tristemente la voz que nos lo anuncia.

José Stalin ha muerto.

Va cruzando las horas oscuras de la noche,

la madrugada, el día, los extensos crepúsculos,

todo lo austral y nórdico que comprende la tierra,

y no hay razas, no hay pueblos, no hay rincones,

no hay partículas mínimas del mundo

en donde no penetre la voz que va llegando,

la voz que tristemente nos lo anuncia.

José Stalin ha muerto.

 

II

(A dos voces)

1. Padre y maestro y camarada:

quiero llorar, quiero cantar.

Que el agua clara me ilumine,

que tu alma clara me ilumine

en esta noche en que te vas.

2. Se ha detenido un corazón.

Se ha detenido un pensamiento.

Un árbol grande se ha doblado.

Un árbol grande se ha callado.

Mas ya se escucha en el silencio.

 

1. Padre y maestro y camarada:

solo parece que está el mar.

Pero las olas se levantan,

pero en las olas te levantas

y riges ya en la inmensidad.

 

2. Cerró los ojos la firmeza,

la hoja más limpia del acero.

Sobre su tierra se ha dormido.

Sobre la Tierra se ha dormido.

Mas ya se yergue en el silencio.

 

1. Padre y maestro y camarada:

vuela en lo oscuro un gavilán.

Pero en tu barca una paloma,

pero en tu mano una paloma

se abre a los cielos de la paz.


2. Callan los yunques y martillos.

El campo calla y calla el viento.

Mudo su pueblo le da vela.

Mudos sus pueblos le dan vela.

Mas ya camina en el silencio.


1. Padre y maestro y camarada:

fuertes nos dejas, Mariscal.

Como en las puntas de la estrella,

como en las puntas de tu estrella

arde en nosotros la unidad.

 

2. Vence el amor en este día.

El odio ladra prisionero.

La oscuridad cierra los brazos.

La eternidad abre los brazos.

Y escribe un nombre en el silencio.


III

No ha muerto Stalin. No has muerto.

Que cada lágrima cante tu recuerdo.

Que cada gemido cante tu recuerdo.

Tu pueblo tiene tu forma,

su voz tu viril acento.

 

No has muerto.

Hablan por ti sus talleres,

el hombre y la mujer nuevos.

No has muerto.

 

Sus piedras llevan tu nombre,

sus construcciones tu sueño.

No has muerto.

 

No hay mares donde no habites,

ríos donde no estés dentro.

No has muerto.

 

Campos en donde tus manos

abiertas no se hayan puesto.

No has muerto.

Cielos por donde no cruce

como un sol tu pensamiento.

No has muerto.

 

No hay ciudad que no recuerde

tu nombre cuando era fuego.

No has muerto.

 

Laureles de Stalingrado

siempre dirán que no has muerto.

No has muerto.

 

Los niños en sus canciones

te cantarán que no has muerto.

Los niños pobres del mundo,

que no has muerto.

 

Y en las cárceles de España

y en sus más perdidos pueblos

dirán que no has muerto.

 

Y los esclavos hundidos,

los amarillos, los negros,

los más olvidados tristes,

los más rotos sin consuelo,

dirán que no has muerto.

 

La Tierra toda girando,

que no has muerto.

Lenin, junto a ti dormido,

también dirá que no has muerto.

 

 

 

Compartir en: