Los bombardeos olvidados, por Jesús María Ruíz Vidondo

13 de agosto de 2021 por Redacción FNFF

Compartir en:

Jesús María Ruíz Vidondo

La Razón

 

Navarra sufrió grandes ataques por parte de los republicanos, pero la historiografía oficial no quiere ni informar ni estudiar sobre este hecho.

 

Todos los bombardeos sobre poblaciones civiles son injustas. Nuestra Guerra Civil tuvo bombardeos en zonas civiles de los dos bandos. La duda es por qué se recuerda siempre los bombardeos realizados por los nacionales, pero no los de los republicanos. El ataque a Cabra en hora de mercado tuvo como consecuencia más de 300 víctimas de ellas más de 100 muertos en noviembre de 1938, es un ataque poco conocido realizado por la aviación republicana, sin embargo, todos conocen el bombardeo de Guernica.

Como dice Corpas Mauleón en su libro “Guerreros. Historia de mil años”, las dos ciudades con más muertos por bombardeo de ambos bandos fueron Oviedo con 6.000 y Huesca con 4.000, ambas nacionales, masacradas por la aviación y artillería del Ejército Popular. Muy lejos de los muertos en Guernica, equiparable a Cabra, con la diferencia que Guernica tenía fábricas de armas, estaba cerca del frente y tenía un puente estratégico. Cabra estaba lejos del frente, sin industria militar ni guarnición y el día del bombardeo celebraba la fiesta en honor a su Virgen, el bombardeo quería celebrar así el aniversario de la revolución bolchevique en Rusia. Lucas Molina en muchas de sus investigaciones, y sobre todo, en el libro “Las armas de la Guerra Civil española: El primer estudio global y sistemático del armamento empleado por ambos contendientes”, escrito con José María Manrique, demuestra que el material que tenían los republicanos de Francia y de Rusia era mucho mejor que el material alemán e italiano.

Bombardeo de Huesca
Bombardeo de Huesca ARCHIVO

 

En lo que respecta a Navarra la labor que está desarrollando Patxi Mendiburu en su blog “Desolvidar” ha permitido saber que hubo 38 navarros (18 varones, 14 mujeres, 5 niños y alguien desconocido) que murieron en bombardeos republicanos y centenares que fueron heridos, en zonas como Pamplona, Tudela, Lumbier… no siendo frente de guerra ni zona de combate. En el libro “La cámara en el macuto”, escrito por Pablo Larraz y Víctor Sierra, se pueden ver unas imágenes increíbles sobre los bombardeos sobre Pamplona.

Los bombardeos en Navarra han sido un tema muy poco estudiado hasta hace un año, es un tema en el que hay poca información y que no se quiere tratar por la historiografía oficial imperante ahora en Navarra formada, en su mayor parte, por historiadores nacionalistas vascos o representantes de la izquierda. Los bombardeos aéreos realizados por la aviación republicana y los cientos de navarros fusilados por las milicias del Frente Popular en la retaguardia republicana no han sido estudiados por esta historiografía oficial y no les interesa tratar estos temas.

Sartaguda recuerda a los fusilados en 1936 y homenajea a los impulsores de las prieras exhumaciones
Sartaguda recuerda a los fusilados en 1936 y homenajea a los impulsores de las prieras exhumaciones ARCHIVO

 

Navarra podía haber sido atacada por la aviación republicana por razones militares puesto que contaba con varios puntos de interés militar, como los aeródromos de Ablitas y Buñuel, muy mal defendidos por la defensa antiaérea, pero durante tres largos años nunca fueron atacados por la aviación frentepopulista.

Sin contar los navarros muertos de ambos bandos en el frente de batalla, la cifra de 36 navarros civiles asesinados por la aviación del Frente Popular puede parecer poco frente a las cifras de republicanos represaliados por los nacionales en la retaguardia en Navarra (los nacionalistas y la izquierda maneja las cifras de entre 2.500-3.000 muertos, Salas Larrazábal en su riguroso estudio “Los fusilados en Navarra en la guerra de 1936″ lo rebaja a 1.160) pero los dos son asesinatos de civiles.

El 11 de noviembre de 1937 hubo un bombardeo del que se encontró una bomba de la guerra civil en 1943 en los terrenos del vínculo. Sobre este bombardeo se ha llegado a afirmar que hubo 12 muertos, en su mayoría militares y 70 heridos. Esta afirmación es falsa. Fueron 7 los muertos, entre ellos dos mujeres y ninguno llevaba traje militar ni llevaba armas como señala M. J. Rodríguez en la revista Ares nº 56 de junio de 2017, el artículo más completo que aparece con el título “Bombardeos aéreos sobre Navarra durante la Guerra Civil”.

Consecuencias de los bombardeos republicanos sobre Navarra
Consecuencias de los bombardeos republicanos sobre Navarra ARCHIVO

El mismo autor señala que la gente pasa por la Diputación, con restos de metralla de los bombardeos, y no saben que Pamplona fue bombardeada tres veces durante la Guerra Civil. En este artículo aparecen los nombres de los 37 muertos con nombre y apellido, menos una que no aparece con el nombre. Solamente tuvieron la culpa de estar en el lugar de los bombardeos. Puede ser que dos de los muertos en este bombardeo fuesen militares del regimiento América 66 que estaban fuera del cuartel, vestidos de civil y cuyo regimiento estaba en ese momento preparándose y entrenándose en Pamplona.

Siguiendo a este autor podemos ver que los bombardeos fueron a lugares que no eran estratégicos de carácter militar. Fueron acciones de represalia sobre población civil.

El primer bombardeo es en Pamplona el 22 de mayo de 1937 con 11 muertos. El bombardeo lo realiza un avión Katiuska. Atacó en el portal de Francia, mueren 4 varones, 4 mujeres y 3 niños, todos civiles. Era un lugar de juego para niños. Algunos creen que puede ser el bombardeo en el Baluarte del Abrevador, el “Redin de abajo”. Algunos consideran que este ataque intentaba matar al cardenal Gomá que estaba residiendo en Pamplona durante la Guerra Civil.

Consecuencias de los bombardeos republicanos sobre Navarra
Consecuencias de los bombardeos republicanos sobre Navarra ARCHIVO

 

El segundo bombardeo es en Tudela el 13 de agosto de 1937 con 12 muertes. Fue un ataque realizado a las 18:00 horas, según otras fuentes entre las 17:00 y 17:30, por tres Tupolev, lanzaron 9 bombas de 25 kilogramos entre los que asistían a las ferias. No había ningún objetivo militar. Algunas bombas cayeron cerca de la central eléctrica, otra destruyó la casa Remacha, otras cerca de Telefónica, otra en el centro de la comandancia militar, otras cerca del cuartel de la Guardia Civil y del rio Queiles. Lanzaron tres bombas sobre el puente de Tudela, dos cayeron en el río y una en Traslapuente. Los aviones venían de Torrente (Valencia) y pasaron por Soria.

El tercer bombardeo fue en Lumbier el 25 de septiembre de 1937 con 7 muertos a las 7 de la mañana, otros afirman que fueron 6 los muertos y varios heridos. Caen bombas sobre el casco urbano. Los daños tuvieron lugar sobre la iglesia y 13 casas. Dos son las dudas que se tienen, para algunos el avión venía de la parte de Sangüesa, otros afirman que venía de Francia. Se puede ver las consecuencias en el “hundido” de la calle San Juan. Muchos de los que viven en Lumbier consideran que el ataque fue realizado como venganza contra la familia Ladrón ya que las bombas rodearon la casa Ladrón.

El 4º bombardeo tuvo lugar en Pamplona el 11 de noviembre de 1937 con 7 víctimas. Fueron 12 Katiuskas con sede en Reus pertenecientes a la tercera escuadrilla que arrojaron 35 bombas sobre el Banco de España y el palacio de la Diputación (en el Paseo Sarasate), Estación de Autobuses, Yanguas y Miranda y la casa de la Misericordia. Aquí están los restos de metralla que aparecen en la casa Baleztena y la Diputación.

Consecuencias de los bombardeos republicanos sobre Navarra
Consecuencias de los bombardeos republicanos sobre Navarra ARCHIVO

El 5º bombardeo tuvo lugar en Pamplona el 18 de enero de 1938, produjo un muerto y varios heridos. Fue un Katiuska de la primera escuadrilla que arrojó varias bombas sobre la capital.

Corpas Mauleón señala que fueron siete los bombardeos con 40 muertos y 70 mutilados. Lo hicieron Tupoliev SB-2 “Katiuska” protegidos por cazas Policarpov I-16 “Moscas”. Las tripulaciones eran mixtas hispano soviéticas. Las mandaba el comandante Enrique Pereira. Iban de Reus. El jefe nominal de la aviación republicana era el aristócrata comunista Hidalgo de Cisneros y el jefe efectivo el general soviético Smuschévich.

Como se ha podido observar, Navarra sufrió el bombardeo de los republicanos, pero la historiografía oficial no quiere ni informar ni estudiar sobre este hecho.

 

Compartir en: