El general Balmes, Iribarren y el profesor Viñas. Hacer historia con elucubraciones, por Moisés Domínguez

12 de febrero de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

Moisés Domínguez Núñez

Blog Desde mi campanario

 

Siempre saltan nuevas noticias relacionadas con las circunstancias que rodearon la muerte del general Balmes. En el 2015 cuando publiqué mi libro En Busca del General Balmes fui criticado , no esperaba menos, a veces con fundamento y las más sin una argumentación elemental y tan solo por poner en duda el trabajo sobre asunto del profesor Ángel Viñas.

Pues bien, una de las críticas que se me hace es que he usado un librito publicado en 1937, en plena guerra civil, por la mano derecha del general Emilio Mola, Don José María Iribarren y que fue supervisado por el propio General.

Exponía el secretario personal del general Mola que se trataba de un “asesinato en circunstancias misteriosas” y por supuesto el Sr. Viñas lo eleva a categoría de verdad absoluta y empieza a elucubrar sobre el asunto apuntando a Franco como autor intelectual de la muerte del general Balmes. Lo que no expresa el señor Viñas es que el autor de esa obra no define ni identifica la ideología de los presuntos asesinos. La muerte del General siempre estuvo sumida en la más absoluta nebulosa y achacaron esa muerte incluso a facciones anarquistas, comunistas e incluso a la masonería.

En el año 2018 y posteriormente en el 2019, el historiador Don Pedro C. González Cuevas, en un magnífico trabajo, enmendó la plana al economista al respecto de este asunto, veamos que expresa:

Incluso llega a decir que el propio Franco reconoció el asesinato, si bien “en circunstancias misteriosas”, según la narración de una conversación inserta en el libro de José María Iribarren, Con el general Mola, luego censurado. Algo que, para cualquier investigador mínimamente competente, no resulta en absoluto probatorio. ¿Recogió de forma ajustada la información el periodista? ¿Era un rumor? ¿A qué se refería Franco cuando hablaba de “circunstancias misteriosas”? ¿Quizá a un atentado de la izquierda? ¿Por qué fue censurado el libro? La opinión de Viñas/Sherlock resulta elusiva y nada concluyente.

Se puede leer en los siguientes enlaces:

La guerras privadas de Viñas contra Franco

Miles gloriosus en Bruselas (o las aporías historiográficas de don Ángel Viñas Martín)

Para rematar, don José Luis Guerrero pone en su sitio al Doctor Viñas y le da una soberana lección de humildad y de cómo se debe hacer un trabajo antes de publicarlo, es decir, primero contrastando las fuentes y en caso de duda no incluir conclusiones definitivas de unas fuentes dudosas.

Como don José Luis Guerrero me ha autorizado a utilizar su magnífico artículo publicado un post del blog en el año 2018 (Museo digital de salvoconductos de la guerra civil española) lo exponemos a continuación. A quien le corresponda que tome nota:

El mítico Ángel Viñas cita a Iribarren en su libro sobre Balmes.

Para ratificar su versión de la participación de Franco en el asesinato del General Balmes, el historiador Ángel Viñas Martín me aseguraba que Franco “lo medio reconoció en una cena íntima con Mola y varios otros militares el 16 de Agosto en Burgos”.

Ángel Viñas, cinco semanas después, sigue sin confirmar su fuente. Mutis por el foro.

Me pareció que se refería al libro de Iribarren y por eso se lo pregunté. Hizo mutis por el foro, y fue una lástima, porque el de la pajarita siempre había atendido amablemente mis inquietudes. Luego me enteré que lo ha confirmado en declaraciones a la prensa. (Según Viñas , Mola corrigió el borrador del libro de su subordinado, y pasó también la censura, pero al poco de su salida en 1937, se ordenó su retirada de las librerías. Un año después el libro se reeditó con numerosos cambios. Esa referencia fue eliminada).

Mi edición es de mayo 1937 y en ella Iribarren habla de una cena de doce comensales, cuando Franco viaja a Burgos por primera vez.

Veamos lo que dice Iribarren: habla de una cena a la que asisten Mola, Kindelán, Moreno Calderón y sus ayudantes. En la cena Franco les cuenta cómo “presidiendo el entierro de Amado Balmes, asesinado en circunstancias misteriosas, consiguió escabullirse sin ser visto y escapar desde el cementerio al aeródromo, en donde un trimotor lo esperaba para trasladarlo a Tetuán”.

Estas cuatro palabras: “asesinado en circunstancias misteriosas” no me parecen una confesión de Franco —ni siquiera a medias— pero lo cierto es que Iribarren dice textualmente “asesinado” y supongo que es a lo que se agarra Viñas para ir diciendo por ahí que Franco lo “medio reconoció”,

A mí no me interesa un asunto que —como mucho— cambiaría de sitio el primer muerto de la guerra civil; pero Ángel Viñas se equivoca diciendo que hay una segunda edición censurada de 1938 en la que se borró la “confesión” de Franco, por la sencilla razón de que tal edición no existe.

Yo había transmitido a Viñas una duda: si Franco se había cargado a Balmes… ¿qué necesidad tenía de ocultarlo?

En aquellos días eliminar “desafectos” era motivo de orgullo, no era un acto bochornoso que hubiera que ocultar a los camaradas. Sin ir más lejos, unos días antes Franco había mandado fusilar a su propio primo por el mismo motivo y el hecho se hizo público y notorio. ¿Por qué ocultar lo de Balmes?

Para mí que Viñas se confunde con otro libro: una biografía que Iribarren escribió sobre Mola ese mismo año, titulado: “Mola. Datos para una biografía y para la historia del alzamiento nacional”.

IRIBARREN_MOLA

Segundo libro de Iribarren sobre Mola. 1938

 

Con este nuevo libro Iribarren pretendía congraciarse con el Régimen después del «problemilla» que tuvo con el anterior.

Distinto título y distinto contenido, no es una segunda edición censurada de «Con el general Mola.» Ángel Viñas se confunde —o nos intenta liar— cuando habla de una segunda edición censurada en la que han borrado lo de Balmes.

«Mola, datos para una biografía y para la historia del alzamiento nacional» es un libro que se publicó en 1938, 100 páginas menos, las mismas 6 pesetas y constituye todo un homenaje al Brian Jones español, el Stone perdido en un accidente de aviación.

Al otro —al que murió en la piscina—, los Stones le hicieron un concierto-homenaje dos días después de su muerte. Jagger —vestido de sacerdotiso blanco— soltó mariposas blancas en el escenario y aquello resultó un fiasco porque la mayoría habían muerto en las cajas donde las mantenían encerradas antes de ser liberadas…

Hay mucho más, Con el general Mola es un libro fresco y vivo. Los diarios de Iribarren nos dan la visión social de una guerra en la que el factor humano está muy presente.

Desde mi punto de vista, “Con el general Mola” en uno de los mejores testimonios de los primeros días de la guerra civil, uno de los primeros en ser censurados, pero no en el sentido que pretende hacernos creer Ángel Viñas.

El artículo completo se puede leer en:

Con el general Mola (José Maria Iribarren.)

 

Compartir en: